Las plantas de Marihuana son plantas cuyo desarrollo se realiza de forma óptima durante la época de primavera y verano, estando preparada para su cosecha en otoño e invierno. En invierno, su desarrollo no es el mismo. Sin embargo, si residimos en un lugar donde las temperaturas no son muy bajas en invierno, también podremos cultivar marihuana con unos muy buenos resultados. Te contamos algunos trucos para hacerlo.

Lo primero que debemos saber es que el cannabis en invierno, en exterior, no se desarrolla ni florece de igual forma que en primavera y en verano.  Las plantas crecen menos, puesto que disponen de menos horas de luz y sus cogollos son más pequeños y menos compactos, a causa de las bajas temperaturas.

Por lo tanto, para obtener una buena cosecha debemos ofrecer a las plantas más cuidados y mimos que durante la época de primavera y verano.

Tendremos dos problemas principales con nuestro cultivo de invierno, menos horas de luz y las temperaturas bajas.

Las raíces de las plantas no pueden estar a temperaturas inferiores a 14º C, si esto sucede, la raíz dejará de asimilar alimento y por lo tanto la planta deja de crecer. Si plantamos en maceta es más fácil que las raíces se enfríen, mientras que si plantamos directamente en tierra (en suelo de campo) las raíces mantienen mejor el calor,  aunque fuera haga frío.

Si se cultiva en maceta podemos dejar que las plantas tomen todo el sol que sea posible, durante el día,  y por la noche ponerlas en una habitación sin ningún tipo de luz, de este modo no sufrirán las bajas temperaturas. En esta habitación debemos renovar el aire mediante un ventilador oscilante, así como controlar la humedad para que no aparezcan hongos. Asimismo, también las podemos tapar con un plástico, durante la noche.

Otro sistema para cultivar en invierno en exterior es el invernadero, donde también podemos plantar en macetas o en tierra.  

Hay que saber que las plantas se desarrollan o florecen dependiendo del fotoperiodo (horas de luz) que reciben.

 

Para resolver el problema de las horas de luz o fotoperiodo vamos a tener que engañar a las plantas, para que crean que el día es más largo de lo que es en realidad. Para esto tendremos que poner a las plantas bajo luz de lámparas o paneles, cuando finalice el día. Nos puede servir una bombilla normal de bajo consumo de 15w por cada metro cuadrado de cultivo, al menos durante 3 o 4 horas al día, a lo largo de 4-6 semanas. Recomiendo colocar de cuatro estas bombillas por cada metro cuadrado.

Entonces es decir, que este cultivo se puede hacer en zonas donde el invierno no es demasiado frío. En lugares donde haga mucho frío o hiele con frecuencia se deben seguir sistemas que abriguen y protejan más a nuestras plantas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.