Cualquier planta puede ser clonada, con independencia de su edad o estadio de desarrollo. Los mejores resultados, sin embargo, se obtienen a partir de plantas de, por lo menos, dos meses de edad. Los esquejes que se toman de plantas más jóvenes se desarrollan con lentitud y de forma desigual. Los esquejes que se cortan de plantas en floración enraízan rápidamente, pero requiere un mes o más para volver al estadio vegetativo. Estos clones revegetados pueden florecer prematuramente y los cogollos son más propensos a los ataques de plagas y hongos.

Cualquier planta hembra puede convertirse en una planta madre. Puede haber sido cultivada desde semilla o ser un esqueje de otro esqueje. He conversado con varios cultivadores que han sacado esquejes de esquejes más de 15 veces. Es decir, se tomaron clones (C-1) de la planta hembra original de semilla. Estos esquejes C-1 se cultivaron en estado vegetativo, y otros clones (C-2) fueron tomados de ellos. Dos semanas después, la floración fue inducida en los C-1, al tiempo que los C-2 comenzaban su crecimiento vegetativo. A continuación, se sacaron nuevos esquejes (C-3) de los C-2. .Esta misma técnica de cultivo con clones de clones continúa hasta bien pasada la generación C-20 sin que haya una caída en la potencia o el vigor del esqueje. No obstante, si las plantas madre sufren estrés, producirán clones débiles.

Las plantas madre que son forzadas a florecer y, luego, se revegetan no sólo producen menos, también están estresadas y confundidas. Los clones que crecen poco suelen ser el resultado de prácticas de clonación deficientes e insalubres.

Un esqueje es una réplica genética exacta de la planta madre. Cada célula de la planta madre lleva un detallado programa de sí misma en su ADN. La radiación, los productos químicos y los malos hábitos culturales pueden dañar el ADN. A menos que sea perjudicado, el ADN permanece intacto.

Una planta hembra producirá el 100% de plantas hembra, todas exactamente iguales a la planta madre. Cuando se cultivan en idénticas condiciones, los esquejes de la misma planta madre tienen el mismo aspecto. Pero si los mismos esquejes se cultivan en diferentes cuartos de cultivo, sujetos a entornos distintos, suelen parecer diferentes.

Una planta de seis meses produce más cannabinoides que una planta de un mes. Mediante la clonación, el cultivador está cultivando una planta con alto contenido en THC, que continuara aumentando de potencia a un ritmo muy rápido. Un esqueje que lleva enraizado un mes se comporta igual que una planta de cuatro meses, y puede ser inducido a florecer con un fotoperiodo de 12 horas fácilmente.

Mantén varias plantas madre en estado vegetativo para disponer de una provisión consistente de esquejes. Comienza a formar nuevas plantas madre de semilla cada año. Da a las plantas madre de 18 a 24 horas de luz al día para mantener un crecimiento veloz. Para un mejor resultado nutre las plantas madre con el 10% menos de nitrógeno, ya que fomenta el enraizamiento de los esquejes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.