La fase de desarrollo del plantón dura alrededor de dos o tres semanas. Una vez que se ha establecido un fuerte sistema de raíces, y el crecimiento del follaje se acelera, los plantones entran en el estadio vegetativo del desarrollo. Cuando la producción de clorofila va a toda velocidad, una planta vegetativa producirá un follaje tan verde y frondoso como le sea posible genéticamente, mientras que no se limiten la luz, el CO2, los nutrientes ni el agua.

Con los cuidados apropiados, la marihuana crecerá entre uno y cinco centímetros al día. Una planta que se quede estancada ahora podría tardar semanas en volver a un crecimiento normal. Un sistema de raíces fuerte y sin restricciones, resulta esencial para proporcionar el agua y los nutrientes imprescindibles.

Un desarrollo vegetativo sin limitaciones es clave para una cosecha saludable. La ingesta de agua y nutrientes de la planta cambia durante el crecimiento vegetativo. La transpiración se produce a un ritmo más elevado, por lo que requiere más agua. Se precisan niveles altos de nitrógeno; el consumo de potasio, fósforo, calcio, magnesio, azufre y oligoelementos se produce a un ritmo mucho más rápido. Cuanto más grande se hace una planta y más aumenta su sistema de raíces, antes se secará la tierra.

La clave para un fuerte crecimiento vegetativo y una cosecha generosa consiste en aportar, tanto a las plantas como a sus raíces, el ambiente más adecuado.

El crecimiento vegetativo se mantiene con 16 horas de luz o más. Yo solía creer que, pasadas las 18 horas de luz, la efectividad comenzaba a disminuir, pero posteriores investigaciones han demostrado que las plantas crecen a más velocidad con 24 horas de luz. Siempre que se mantenga un fotoperiodo de 18 horas, la marihuana continuará en desarrollo vegetativo durante un año o más (teóricamente, de forma indefinida).

El cannabis reacciona a los cambios de fotoperiodo; la floración puede controlarse mediante el ciclo de luz y oscuridad. Esto permite a los horticultores de interior poder controlar el desarrollo vegetativo y floral. Una vez que el sexo de una planta ha sido determinado, puede convertirse en una planta madre, en un esqueje o en una planta macho para crianza; y esta planta podrá ser cosechada o, incluso, revegetada.

Nota: las plantas muestran preflores tempranas, masculinas o femeninas, alrededor de la cuarta semana de crecimiento vegetativo.
La clonación, el trasplante, la poda y los entrenamientos se inician cuando las plantas están en la etapa de crecimiento vegetativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.