Cultivo de marihuana: conceptos básicos

Si tenés especial interés en cultivar tu propia marihuana, lee este artículo informativo para tener una idea de por dónde empezar. Hemos desglosado los temas más importantes para proporcionarte una información clara, para que no te agobies antes de empezar.

Pero, hablemos claro desde el principio: no es una guía para cultivadores. Se trata más bien de una descripción general de los conceptos básicos y para orientarte ante cualquier duda que puedas tener a la hora de cultivar en casa.

Al final de este artículo, deberías tener los conocimientos suficientes del cultivo de Marihuana.

¿Por qué la gente cultiva marihuana?

Algunas personas cultivan su propia hierba para relajarse después de un largo día. Hay quien quiere ahorrar dinero y conseguir marihuana más fácilmente.

Independientemente del motivo, cultivar marihuana puede ser una tarea interesante y emocionante porque no se necesita mucho para poner en marcha el tema. Lo que sí necesitarás es información vital sobre variedades y métodos de cultivo, algo que abordaremos dentro de poco.

Lo más importante es que debes tratarla como cualquier otra planta. Eso significa que tienes que darle la cantidad adecuada de atención y cariño.

¿Todas las plantas de marihuana son iguales?


Al igual que cualquier otro ser vivo del planeta Tierra, no todas las variedades de marihuana son iguales. Cada una tiene su propia velocidad de crecimiento, aroma, productividad, tamaño, resistencia y contenido de cannabinoides/terpenos.

Además, una de las diferencias más importantes está en el sexo de las plantas de marihuana. Para que se entienda más fácilmente, lo más habitual es cultivar plantas femeninas, ya que son las que producen cogollos resinosos. Y, para tener total seguridad de ello, tendrás que plantar semillas feminizadas, es decir, semillas que han sido diseñadas para convertirse en plantas exclusivamente femeninas. Las semillas regulares, por otro lado, tienen un 50% de posibilidades de convertirse en machos o hembras.

Otro factor a tener en cuenta es la diferencia entre las cepas autoflorecientes y fotoperiódicas. «Autofloreciente» significa que las plantas comenzarán a florecer por sí solas en un plazo de 2-4 semanas a partir de la germinación.

Por otro lado, las variedades fotoperiódicas necesitan 12 horas de oscuridad al día para inducir y mantener la floración en interior. También tardan más en crecer en general, ya que no hay un período vegetativo establecido.

MARIHUANA MACHO

MARIHUANA HEMBRA

¿Qué necesitan las plantas de marihuana para crecer?


Cultivar marihuana es esencialmente cultivar una vida. Debes prestarle toda tu atención y no escatimar en los cuidados y fertilizantes necesarios para que se convierta en una planta saludable y próspera.

Como con cualquier otra planta, estos son los cuatro elementos esenciales que hacen falta para cultivar marihuana de calidad:

Aire fresco
Vamos a ponernos en plan científico por un momento. Las plantas necesitan tanto oxígeno como dióxido de carbono para respirar y producir alimentos y azúcares, respectivamente.

Si eliges cultivar en exterior, no tendrás muchas preocupaciones, ya que en ese tipo de entorno abunda el aire fresco. Pero, si cultivas en interior, necesitarás una ventilación adecuada para permitir que las plantas respiren de forma natural.

De todos modos, no es un problema que no se pueda solucionar con un sistema de ventilación adecuado. Si tienes poco presupuesto, puedes hacerlo con ventiladores ubicados estratégicamente. Pero si cuentas con recursos económicos, lo mejor es que inviertas en un sistema de ventilación más sofisticado.

Iluminación
Las plantas dependen de la luz para estimular un crecimiento saludable a través del proceso de fotosíntesis. En el caso de las plantas de marihuana, cuanta más exposición a la luz reciben, más cogollos desarrollan.

Al igual que ocurre con el aire fresco, cuando cultivamos en exterior las plantas de marihuana pueden obtener toda la luz que necesitan. Pero, si cultivas en interior, tendrás que proporcionar como mínimo entre 400 y 600 Watts por metro cuadrado.

Otro factor a tener en cuenta al cultivar en interior son las altas temperaturas. Algunos tipos de luces, especialmente las HID, tienden a calentarse en exceso y podrían afectar a los cogollos si están demasiado cerca del dosel, o demasiado fuertes en general.

Riego
El agua es el elemento vital de cualquier organismo vivo de la Tierra. Las plantas de marihuana son una excepción bastante rara porque pueden sobrevivir con poca agua. Sin embargo, hay muchas probabilidades de que mueran si se riegan en exceso.

La mejor manera de asegurarte de que estás regando correctamente tus plantas es esperar hasta que se seque el sustrato. Si levantas las macetas de las plantas y notas que pesan poco, probablemente sea hora de un baño. En cualquier caso, no vuelvas a regar hasta que la parte superior de la tierra esté completamente seca (aproximadamente hasta una profundidad de un dedo)

En cuanto al mejor método de riego para las plantas de marihuana, posiblemente sea el riego desde la base. Hay que colocar las macetas en bandejas con agua para permitir que las raíces absorban la cantidad correcta de la solución de agua/fertilizantes por el sustrato.

Este proceso también permite que las raíces crezcan más hacia abajo, lo que beneficia a las plantas a largo plazo. Con suficiente aire fresco, agua y luz solar, las plantas pueden realizar la fotosíntesis para acelerar su crecimiento.

Fertilización
Proporcionar fertilizantes a tus plantas de marihuana es, básicamente, alimentarlas. Estos nutrientes básicos generalmente se incorporan al sustrato desde el primer momento, o se mezclan en una solución fertilizante y se administran de esa manera.

¿Cuánto tiempo se tarda en cultivar marihuana?

Hemos hablado brevemente sobre la velocidad de cultivo de las cepas autoflorecientes, pero en cuanto al tiempo que se requiere antes de la cosecha, la mayoría de las variedades necesitan al menos tres meses.

Ahora bien, si quieres saber cuánto tiempo hace falta para que tus cogollos sean fumables, solo tienes que añadir otras tres semanas para cubrir el secado (una semana) y el curado (al menos dos semanas).

Para tener una idea más clara del proceso de cultivo, necesitas comprender las dos etapas principales del ciclo de vida de la planta de marihuana: fase vegetativa y de floración. Aquí te lo explicamos en pocas palabras:

  • Fase vegetativa: periodo en el que las hojas y los tallos de la planta comienzan a aparecer. Termina cuando ves que la planta desarrolla características sexuales masculinas o femeninas, lo que nos lleva a la siguiente fase.
  • Fase de floración: esta etapa comienza cuando las plantas femeninas comienzan a desarrollar pelos blancos, también conocidos como pistilos, y cuando las plantas macho desarrollan sacos de polen.

¿Qué material se necesita para cultivar marihuana?


Cuando vas a cultivar marihuana, normalmente tienes dos opciones: cultivar en interior o exterior.

Ya hemos mencionado algunas de las diferencias entre los dos entornos, pero aquí tienes una explicación breve: con iluminación artificial, un armario de cultivo, sustrato, fertilizantes, herramientas de jardinería y, si quieres, equipo de hidroponía, el cultivo en interior suele ser mucho más caro.

Aun así, detallaremos el equipo necesario para cada entorno.

Cultivo en interior

  • Carpa de cultivo: se trata de un espacio pequeño y cerrado que albergará todas tus plantas. Siempre que tengas espacio para el resto del equipo y proporcionar suficiente luz, estarás listo para comenzar.
  • Iluminación: las luces HID producen cosechas más grandes, pero pueden calentarse más y dañar las plantas. Las LED se calientan menos, pero las cosechas no suelen ser tan grandes. Dependerá de tus prioridades.
  • Sustrato y macetas: estos elementos serán el hogar y soporte para tus plantas. Probablemente te conviene un sustrato prefertilizado que ya contenga los nutrientes necesarios y, en cuanto a las macetas, puedes optar por unas de tela o por las tradicionales de plástico.
  • Equipo hidropónico: si quieres cultivar sin suelo, tienes que conseguir un equipo hidropónico. En pocas palabras, este método implica el uso de soluciones concentradas de fertilizantes minerales para que puedan ser absorbidos por las raíces.
  • Suministro de agua: el agua corriente de los grifos suele contener altos niveles de cloro, así que tendrás que usar agua filtrada para tus queridas plantas de marihuana.
  • Extractores de aire: las plantas necesitan un suministro adecuado de dióxido de carbono para poder desarrollarse bien. Para lograrlo, necesitarás un flujo de aire constante a través de un ventilador de extracción, para favorecer la circulación del aire.
  • Control y monitorización del clima: este tipo de controles regulan las luces, el CO₂, la humedad y la temperatura, y deben operar a un ritmo constante para optimizar el crecimiento de las plantas.

Cultivo en exterior


  • Equipo resistente a la intemperie: la naturaleza puede ser un poco dura a veces, así que tendrás que pensar en una protección adicional para las plantas. Bastará con cubiertas protectoras, como un techado para el sol y refugios temporales para el frío.
  • Sistema de drenaje: no puedes dejar que las raíces de tu planta se inunden por exceso de riego. Para evitarlo, tendrás que montar un sistema de drenaje simple a base de Pallets.
  • Sustrato: tanto si cultivas directamente en suelo como en maceta, necesitarás un sustrato rico en nutrientes.
  • Fertilizantes: al igual que las personas, las plantas también necesitan sus vitaminas. Una fertilización básica será más que suficiente para proporcionar ese alimento necesario.
  • Macetas: normalmente, las Geotextiles son la mejor opción para el cultivo de marihuana en exterior. Permiten la poda natural de las raíces, y por lo tanto un mejor crecimiento de tus plantas.

¿Qué parte de la planta de marihuana se fuma?


Esta duda podría parecer obvia para algunas personas, pero sigue siendo una pregunta válida.

La respuesta simple es: los cogollos son la única parte fumable de la planta de marihuana. Sin embargo, estos cogollos deben someterse a un proceso de secado y curado antes de poder fumarlos.

Y, como hemos mencionado antes en este artículo, solamente las plantas femeninas producen cogollos fumables, por lo que para cumplir este objetivo, en realidad es esencial plantar semillas feminizadas.

Introducción al cultivo de marihuana: conclusión


Con suerte, este artículo te habrá proporcionado suficiente información sobre los conceptos básicos del cultivo de marihuana. Si es algo que quieres hacer en un futuro cercano, puedes consultar este artículo como un listado de todas las cosas que necesitarás recordar.

Pero, si ya estás listo/a para comenzar y dar los siguientes pasos, ¡adelante!

¡Te deseamos un cultivo muy productivo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *